Blog

febrero 26, 2018

Técnicas para retener mejor la información al estudiar.

Aunque sabemos que estudiar para un examen requiere cierto tiempo de preparación para poder memorizar el texto, es bastante común recurrir al atracón de última hora con jornadas de estudio maratonicas y noches sin dormir. El Dr. Marty Lobdell profesor de psicología del Pierce College defiende en su tesis “Study Less, Study Smart” que el proceso de retención de datos en nuestra memoria no depende del número de horas de estudio, sino de la técnica de memorización empleada y del tiempo de recuperación entre sesiones.

Resultado de imagen para estudio

El Ambiente de Estudio.

Un aspecto importante del proceso de concentración y memorización tiene relación directa con el contexto de estudio. Seguro que habrás oído en más de una ocasión que siempre hay que estudiar en el mismo sitio y aislados de cualquier tipo de distracción. Pues bien, según los expertos, para predisponer incentivar el proceso de concentración es fundamental disponer de un espacio dedicado únicamente al estudio, para evitar a toda costa prácticas muy comunes como estudiar acostado en la cama o sentado frente al televisor.

Sesiones más cortas

Según el profesor, nuestra capacidad para retener información se intensifica durante los primeros 20 minutos de estudio, pero es a partir de los 30 minutos cuando nuestra capacidad de retención de datos desciende progresivamente al igual que nuestro rendimiento. Por tanto, conviene fragmentar las habituales sesiones de estudio de dos o tres horas seguidas en fases mucho más cortas, de unos 25 a 30 minutos, espaciadas entre si con descansos intermedios de unos 10 minutos.

Imagen relacionada

 

Reconocimiento y recuerdo

El Dr. Lobdell hace hincapié también en la diferencia entre reconocimiento y recuerdo para saber si estamos estudiando correctamente. El reconocimiento de datos requiere de un estímulo para que active un recuerdo determinado afianzado en nuestra memoria, y como podrás imaginar, se trata de un mecanismo débil y poco fiable a la hora de enfrentarse a un examen con un tiempo preestablecido. Por tanto, confiar en que algún dato o pista de una pregunta del examen active dicho recuerdo es un error muy común que debemos evitar. Por el contrario, se aconseja trabajar activamente con el foco del recuerdo realizando auto-evaluaciones periódicas con el objetivo de reactivarlo y afianzarlo en nuestra memoria a largo plazo.

El profesor Marty Lobdell asegura que con estas claves básicas sobre cómo estudiar mejor, invertirás menos tiempo en el proceso pero a su vez optimizarás al máximo tu memoria.

Resultado de imagen para Marty Lobdell

 

datos, Post , , , , ,
About Juan Francisco Infante Castillo
WhatsApp chat